sábado, 18 de julio de 2009

Easy living





Hacía tiempo que no subía un boceto del natural, pero lo cierto es que mi cuaderno de siempre se me acabó. Este boceto tiene sus meses pero mientras le echaba un ojo al cuaderno lo ví, y me hizo pensar en trenes.

Los pensamientos como sabeis pasan muy rapidamente de un lugar a otro, así que de golpe me acordé de una reflexión que el compañero Perico escribió en su blog hace unos días. En ella hablaba de los pequeños placeres de la vida, las pequeñas cosas que dan sentido a la existencia de uno mismo.

Y volvemos a los trenes, que me han llevado a uno de esos momentos que no parecen tener importancia pero que se recuerdan con una sonrisa:
Estaba en una estación con una personita, y charlabamos sentados en esos sillones de plástico mientras esperabamos los trenes pertinentes. Podría haber sido una espera natural pero nos dió por observar a la gente. Es curioso todo lo que te pierdes cuando no observas a los demás. De golpe nos fijamos en una señora muy peculiar rondando los asientos de delante nuestro, una mujer digna de caricaturizar. Parecía un personaje de comic, con un semblante un poco loco. Se sentaba, se levantaba, iba al kiosko, charlaba con el hombre, se sentaba, volvia a levantarse, parecía dormirse de pie y estar en un gran "pause", luego reaccionaba, caminaba de un lado a otro...
Nos dedicamos a inventar su voz desde la distancia, hacíamos teatro imaginando que estaría diciendole a los demás o que estaría pensando.
La espera en aquella estación de golpe se volvió en un montón de carcajadas, se convirtió en un recuerdo de aquellos que levantan sonrisas. Y no hicimos nada extraordinario, simplemente estar ahí y reirnos de la vida que nos pasaba por delante.

Así que, siempre que podais, disfrutad de aquellas pequeñas cosas, de la compañía de aquellos que os hacen sentir bien. Hasta lo más sencillo puede convertirse en un recuerdo inolvidable.

7 comentarios:

  1. Por supuesto que si!,

    Vivan las cosas sencillas! una vez le preguntaron a John Pomeroy gran animador de Disney cuando trabajaba en "Pocahontas","¿Donde se inspira usted para sacar sus animaciones?" a lo que este contestó,"En la vida misma ,es la mejor fuente"

    En tu caso fue una estacion,en el mio la playa,el Retiro, pero puede ser cualquier parte, la calle de al lado, el parque,los pajaros,un camino en las afueras,las estrellas,las nubes,un paseo...en cualquier hay algo que nos puede llamar la atencion y que a menudo pasamos desapercibido.

    ¡Me alegra que mi entrada te haya dado para una tuya y que hayas puesto en practica la busqueda de esas pequeñas cosas...!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Y sin embargo, hay que aprender a saborearlo. Educar los sentidos para las pequeñas cosas, en un mundo que ensalza las grandes. Y si no se aprende, algo mejor: Que nos enseñen.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Mi estimada Srta. M... por favor explíqueme el secreto de dibujar un croquis en un vehículo en movimiento (por lo menos para mí) resulta bastante lioso... una vez lo intente en un bus y me quedó algo más propio a un aparato de registro sísmico que a una persona. De antemano gracias...

    ResponderEliminar
  4. Fué por este tipo de dibujos que me interesó tu blog. Y es por ese tipo de momentos por los que vivo. =)

    ResponderEliminar
  5. Qué chulo el dibujo. El vagón parece casi tangible... y, por lo que percibo a pequeña escala, te acompañaba algún "monstruillo". Ay, qué sería de la vida sin la complicidad y los pequeños detalles!!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. siempre hay detalles por doquier.
    Lo unico q has de hacer es encender la luz verde y dejarlos pasar.
    Me alegra saber que cultivas esas cosas.;)

    ResponderEliminar

Buenos días. y por si no volvemos a vernos: buenos días, buenas tardes y buenas noches.